El Día de Reposo

Lectura devocional: Marcos 2:23-3:12

¿Qué se nos enseña respecto a este tema?

  1. Fue dado para suplir una necesidad del hombre: descansar de sus labores (2:27). En él, el cuerpo descansaría, la mente recordaría y del alma brotaría gratitud hacia el Dador de toda bendición.
  2. Es igual a los otros días en cuanto a responsabilidades frente a Dios (3:4). El hombre ha de amar a su prójimo como a sí mismo, y esto lo ha de hacer los siete días de la semana. Sanar no era trabajar sino mostrar amor.
  3. Es para estar a solas con el Señor. Leemos que “se retiró al mar” (3:7).

Atrás quedó el odio de los fariseos y herodianos (3:6), el formalismo de la ley mosaica con sus interpretaciones de la época; atrás, también, las piedras frías de la sinagoga.

Junto al mar, en vez de las piedras frías labradas por el hombre estarían las obras del Creador; en vez de manos levantadas en reto, las había levantadas en súplica (3:10). Pero, más importante, estarían sus discípulos que querían aprender algo de él (3:7-9).

“Salgamos, pues, a él,… porque de tales sacrificios se agrada Dios” (Heb. 13:13-16).

Fuente | Publicaciones “El Sembrador”

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s