Incomprensión Castigada

Lectura Devocional: 1 Crónicas 19:1-19

La guerra contra amonitas y sirios se debió al insulto hecho a David por los primeros en la persona de los embajadores que envió a Hanún para expresar su pésame por la muerte de su padre. ¡Cómo duele cuando a una acción noble se le busca un móvil indigno!

Recordemos que sólo Dios ve los intentos del corazón y que a nosotros no nos toca hacer lo que hicieron los príncipes de Amón. No seamos jueces del móvil de las acciones de nuestros hermanos. Las consecuencias pueden ser muy graves.

Los agravios y vejaciones que sufrieron los mensajeros de David propiciaron una guerra. Con mil talentos de plata los amonitas contrataron a mercenarios sirios con 32,000 carros. Joab y Abisai iniciaron la batalla y hay en sus palabras de estímulo y apoyo mutuo un buen ejemplo para nosotros en la obra del Señor (vs. 12,13). Al final, David mismo se hace cargo de la tropa y obtiene una gran victoria.

En 2 Samuel (cap.11) vemos que a esta victoria le sigue el gran pecado de David.

Tengamos cuidado de nuestra propia conducta tras las victorias que nos dé nuestro Señor.

Fuente | Publicaciones El Sembrador

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s