El Reino Dividido

Lectura Devocional: 2 Crónicas 11:1-23

La provocación fue grande. Los del norte no querían pagar tributos y apedrearon al que fue a cobrarlos (10:18). Roboam juntó un ejército y se preparó a luchar contra sus hermanos de raza, pero Dios prohíbe esta guerra y el pueblo acata sus órdenes. En vez de atacar fortifican sus ciudades.

Hay veces cuando el creyente quiere salir a luchar, pero Dios se lo impide porque necesita fortificarse en gracia y en conocimiento. Dios bendijo al rey y al pueblo por su obediencia.

Hay un éxodo de sacerdotes y levitas y del pueblo que era temeroso de Dios. Estos dejaron sus posesiones en el norte y vinieron a Judá y Jerusalén, huyendo de la adoración de demonios y de los becerros que Jeroboam había hecho (v. 15). La influencia benéfica de estas personas fortaleció al reino de Judá en gran manera.

La poligamia del padre se repite en el hijo. Es posible que la apostasía de Roboam se debió, como la de Salomón, a la influencia nociva de sus esposas paganas.

¿Qué ejemplo dejaremos para los hijos que siguen nuestros pasos?

Fuente | Publicaciones El Sembrador

2 pensamientos en “El Reino Dividido

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s