Más frutos del pecado

Lectura Devocional: 2 Crónicas 22:1-12

En este capítulo vemos cómo la familia de David se reduce a un sólo representante, Joás (v. 11), pero recordamos que cielo y tierra pasarán, pero la palabra de Dios siempre se cumplirá. El que parece ser un hijo muy frágil es un eslabón en la cadena irrompible de la voluntad de Dios.

Atalía era un instrumento en manos de Satanás para frustrar los propósitos de Dios, pero Dios tenía sus ojos sobre Joás y sobre la línea genealógica de la cual nacería el Mesías.

Ocozías fue otro rey malo y gran parte de la culpa es de su madre.

Así como hay madres buenas las hay también perversas. Atalía aconsejaba a su hijo a actuar “impíamente” (v. 3) y leemos que ella y los demás parientes aconsejaban al rey “para su perdición” (v. 4).

Atalía, al ver que su hijo era muerto, trata de destruir toda la descendencia real (v. 10), pero Dios usa a una mujer buena, Josabet, hija de una mujer mala, pero esposa del sacerdote Joiada, para salvar la vida de Joás. Lo escondió seis años en la casa de Dios y esto daría buen fruto que mucha falta le hacía a la nación.

Fuente | Publicaciones El Sembrador

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s