Jesús en Getsemaní

“Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú”  (Mateo 26:36-39|RV60)

Después de que nuestro Señor Jesucristo instituyo la Cena en memorial de su muerte, salió con sus discípulos al huerto conocido como Getsemaní. Allí el Hijo de Dios sabia que seria prendido por los soldados enviados por los dirigentes religiosos de Jerusalén. Sin embargo, Él espero allí por que su hora había llegado, era el momento destinado para que el Cordero de Dios fuera sacrificado para quitar el pecado del mundo.

El Cristo también sabia que la siguiente noche seria expuesto a un gran sufrimiento físico y moral, que al final terminaría en su crucifixión. En donde el sufrimiento y el desamparo del Dios Padre llegarían a su máximo momento.

Al saber todo esto de antemano, Jesús como el hombre perfecto sentía incesantemente lo que vendría en la próximas horas. Entonces se postro sobre su rostro y rogó  a su Padre en lo cielos que si fuera posible pasarse de Él estos sufrimientos. Su dolor y su oración fueron tan intensos que un ángel vino a fortalecerlo. En su angustia su sudor era como grades gotas de sangre que caían a tierra. Sin embargo, la obediencia y el amor obtuvieron la victoria cuando Jesús declaro: “Padre… no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42).              

No existía otro medio para salvar a lo seres humanos, sino el ser castigado en su lugar bajo el juicio del Dios Justo y Santo. Así la obra de la cruz (la muerte y resurrección de Cristo) soluciono para siempre la cuestión del pecado. Dando al hombre el regalo mas precioso, la salvación por gracia de Dios hacia los hombres. Gracias Señor por tu sacrificio en la cruz, gracias por tu amor el cual da TODO por el vil pecador. Bendito sea nuestro Señor Jesús.

Un pensamiento en “Jesús en Getsemaní

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s