Yo Soy Vuestro Esposo

Lectura Devocional: Jeremías 3:1-25

Aquí tenemos una alegoría curiosa: Israel y Judá son dos hermanas casadas con un mismo esposo (los que la oyeron sin duda pensaron en Jacob, Lea y Raquel), pero en la alegoría las esposas son infieles. Israel fornica primero (en los días de Jeroboam) y recibe carta de repudio (es llevada cautiva por Asiria). Judá no aprendió, sino que también fornicó, pero al ver el castigo quiere enmendar sus caminos (el avivamiento en tiempo del rey Josías) y Jehová ve su insinceridad (v. 10).

La conclusión es curiosa (v. 11) y debe interpretarse con cuidado. “Ha resultado justa la rebelde Israel” debe referirse a que, habiendo escogido el camino de los baales, nunca regresó ni aparentó seguir a Jehová (no hay un solo rey que buscó a Dios). Como contraste están los diversos avivamientos durante los reinados de algunos reyes de Judá.

Comparando con Apocalipsis 3:15,16, justo, es lo frío o lo caliente, lo que no aparenta lo que no es. Desleal, es lo tibio, lo que Dios vomita de su boca.

Jeremías es mandado a predicar al norte (v. 12), lección que también han aprendido los que llevan el evangelio de Cristo. Es más fácil hablar con un pecador declarado (región norte = frío) que con el que se da baños de pureza (región sur = tibio).

Fuente | Publicaciones El Sembrador

Un pensamiento en “Yo Soy Vuestro Esposo

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s