Cuando es Profanado el Nombre de Dios

Lectura Devocional: Jeremías 34:1-22

Dios no reclama algo que no haya dado a conocer al hombre. Por la ley, el judío sabía perfectamente lo que significaba tomar el nombre de Dios en vano (Éx. 20:7; Lv. 19:12). Bastaría solamente, sin ningún comentario, decir que fue una orden de Dios que el pueblo aceptó. Sin embargo, no hay nada en la Biblia que no sea contestado por la misma Biblia, y así, en el Nuevo Testamento se comenta sobre esto, dando énfasis a que en el mismo nombre de Dios se conjugan “la inmutabilidad de su consejo”, de su persona y de su palabra (Heb. 6:13-20). Por eso, como en el caso del becerro dividido (v. 18), cuando se manifiesta su presencia su nombre es proclamado.

Concluimos que la esclavitud y la libertad del hombre también son por el anticipado consejo de Dios, pues fue esto lo que entregó al mismo Hijo de Dios, Jesucristo (Hch. 2:22-24). Nosotros ahora debemos notar nuestra responsabilidad. Si portamos el nombre de cristianos debemos conocer y hacer su voluntad (Mt. 21:28-31) y buscar nuestra consagración.

No permitamos que por nuestra conducta el nombre que portamos, el de Cristo, sea blasfemado. “¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” (Heb. 10:26-31).

Fuente | Publicaciones El Sembrador

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s