El Silencio de Dios

Lectura: Salmo 83:1-18

Ya hemos tocado este tema en otros Salmos. Es importante. En contraste con el Dios vivo, los ídolos tienen boca y no hablan; pero nos parece que hay tiempos cuando también el Dios nuestro guarda silencio.

Anhelamos oír su voz ya sea como sonido de muchas aguas, como trueno o como silbo apacible, y solemos reprenderle como lo hace el salmista: “No guardes silencio; no calles, oh Dios, ni te estés quieto” (v. 1). Pero Dios no guarda silencio. El Verbo se manifestó y “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo” (Heb. 1:2). Si nosotros guardamos silencio escucharemos su voz: “Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón” (Ro. 10:8).

En este último Salmo, de una serie de once, Asaf recuerda lo que Dios había hecho en la historia de su pueblo. Pide que vuelva a haber victorias como las de Débora y Barac contra Sísara y como la de Gedeón sobre los madianitas.

¡Qué bueno es cuando nuestras experiencias pasadas con Dios vienen a iluminar nuestro presente, ya sea como advertencias a no repetir errores o como estímulo a confiar más en quien nos ha dado victorias!

Fuente | Publicaciones “El Sembrador”

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s