Dan Fruto con Perseverancia

Lectura: Lucas 8:1-21

En nuestra lectura hay diferentes tipos de personas. Sólo nos ocuparemos de dos de ellas.

En primer lugar, pensemos en las mujeres. Éstas habían sido sanadas por el Señor y su reacción fue servirle (vs. 2,3). Igual pasó con nosotros. Dios nos miraba así: “No hay en él cosa sana” (Is. 1:6). Mas, ¡qué gran verdad! En el Señor Jesús “fuimos nosotros curados” (Is. 53:5). ¿Nos mueve la gratitud a servirle?

En segundo lugar están los que oyen, retienen la palabra y dan fruto (v. 15). ¡Qué hermoso día aquel, en el cual oímos de Cristo y le retuvimos! Entró en nosotros un deseo muy grande de servirle, de darle algo. ¿Lo estamos haciendo hoy con el mismo ánimo? El Señor concluye que no debemos dar fruto sólo un día sino debemos darlo con “perseverancia” (v. 15). ¿Damos fruto para el Señor cada día?

Nuestra lectura termina de una forma hermosa. La madre del Señor y sus hermanos llegan a buscarle (v. 19), y ante todos dice: “Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.” ¿Puedo considerarme entre éstos?

Fuente | Publicaciones “El Sembrador”

Un pensamiento en “Dan Fruto con Perseverancia

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s