Nada le Respondio

Lectura: Lucas 23:1-25

En el relato de la pasión, el encuentro entre Cristo y Herodes es otro dato particular de este evangelista. ¿Qué aprendemos aquí? Dios no ve las apariencias, que en el caso de Herodes fueron estas (v. 8):

  1. Había oído de Cristo. Excelentes antecedentes.
  2. Esperaba ver alguna señal. Encomiable anhelo.
  3. Deseaba ver a Jesús. No hay mejor deseo que éste.
  4. Se alegró al verle. ¿Sería contestación a sus deseos?

Aquí comenzamos a ver diferencias entre este incidente y otros parecidos. En el caso de Zaqueo, el Señor se detiene a conversar con él. Frente a Herodes sólo hay silencio. ¿Por qué? ¿Recordaría el Señor la muerte de Juan el Bautista? No nos parece que sea ésta la razón. El silencio no es castigo: es resultado de la falta de fe. Herodes buscaba diversión. En su corazón no había arrepentimiento, no veía en Cristo a su Señor sino a un súbdito que debería complacerle. Por eso guardó silencio el Señor y lo guardará ante usted si su actitud es semejante a la del monarca. ¡Cuidémonos de tales actitudes!

Fuente | Publicaciones “El Sembrador”

Queremos saber tu opinión, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s